dimecres, 4 d’abril de 2007

.. per pensar ...

..¡Claro que recordaba aquel antiguo reloj sin agujas!, muchas veces observándolo, había deseado que los relojes fueran así, sin agujas; relojes destiempados que dieran cabida a los momentos sublimes. Donde la espera no existiera, ni las prisas; donde nada de lo bueno se quedara por hacer, ni decir; donde lo más bello permaneciera suspendido en el instante eterno; donde se pudiera retroceder y borrar lo equivocado y triste. ...

Ángela Becerra. De los amores negados

1 comentari:

r ha dit...

tot passa
res és etern.


per lo bo i per al dolent